Poesía


SICALÍPTICA

Me decías sicalíptica, porque incitaba a los malos pensamientos e invitaba a las grandes pasiones.

Me decías sicalíptica, porque te provocaba, y al provocarte te desafiaba.

Me decías sicalíptica, porque me deseabas y al desearme te excitabas.

Me decías sicalíptica, porque tentaba tu voluntad, tu capricho y tu mente.

Y siempre reiterabas, eres sicalíptica, porque me amabas y al amarme te apasionabas.

Mo Schultz

Las poesías publicadas en esta sección están registradas ante Derechos de Autor.